Gracias Nicaragua

La punta de un Dorito de queso se cayó en la arena. Un modesto, pero organizado grupo de hormigas tomó veinte minutos en hacerlo desaparecer del panorama.

Estas son las cosas que uno nota después de unos cuantos días de absoluta relajación en una diminuta isla caribeña. Little Corn Island es una miga de tierra Nicaraguense que se sienta al lado de su mamá, Big Corn Island, en la costa caribeña.

Sudar pepas adquiere un nuevo significado en este lugar, pues la humedad inmediatamente te da una capa de pegajosidad (?) y aumenta el volumen del cabello en 354%. Así, la melosa cabeza de león y su acompaniante caminaron desde el puerto Oeste de la isla a través de selva frondosa llena de lagartijas, cangrejos y mangos (nadie te advierte que la grandiosa época de mangos es mucho más rica lejos de los árboles con cientos de mangos caídos pudriéndose al sol) hasta la orilla Este de Little Corn. El viaje tomó diez minutos.

Una playa de foto.

Ahí, los emprendedores bajaron sus mochilas, se pusieron traje de baño, y se olvidaron del mundo por una semana. Es fácil quedarse en Little Corn más tiempo del planeado, sobre todo cuando uno deja que la cocinera del hostal Cool Spot, Gladys, lo mime con pan de coco y el mejor café de la región.

La reputación de quién hace el mejor café en Centro América es difícil de mantener, pues la competencia es feroz. Eso dicho, el muy corto tiempo que pasamos en Costa Rica no fue en compañía de buen café, y pese a que pasamos la mayor parte del viaje en Guatemala, y hasta visitamos una granja de café ahí, el premio al mejor café se lo llevan los nicaragüenses. Qué delicia molida en una taza de agua caliente.

Y bueno, el pan de coco es otro tema que necesita mucha revisión.¿Cómo es posible que no haya salido este secreto de Little Corn a divulgarse por todas las panaderías del mundo? Supongo que ahí está el encanto; hoy en día estamos acostumbrados a tener todos los antojos al alcance de la mano. Un dulce enconfitado de Turquía en Chile? Pero claro. Una jugosa naranja de Sudáfrica en Inglaterra? Sin problema. Un típico waffle de Bélgica en un café en Alemania? Eso no, que hay suficiente repostería alemana sin tener que pedir prestadas recetas.

Tal vez es algo bueno que uno tenga que ir hasta Little Corn para conseguir un pedazo de este pan maravilloso. Luego descubriríamos que los guatemaltecos que viven alrededor del Lago de Atlitlán tienen su propia versión de pan de coco Y pan de chocolate y coco. Las recetas no se parecen de un país a otro, pero son todas para chuparse los dedos.

Un cartelito a la entrada de un pantano.

El idioma oficial de Corn Islands, es, como sugiere su nombre, el inglés. Pero hay que recalcar que este es un inglés criollo, de isla. Hay residentes de habla hispana, lo cual ha resultado en un inevitable ‘spanglish’ que a cualquier lingüista le torcería los riñones.

Dejar Little Corn no fue tan difícil como pensamos. El calor, la humedad, y los mosquitos pueden afectar el humor, y sin duda la apariencia de las visitas. Un corto vuelo después, y estábamos en Managua, en un viernes cualquiera. El sábado, en cambio, no era un sábado cualquiera. Era el 19 de Julio del 2009, lo cual marcaba el 30avo aniversario de la revolución Sandinista, y siendo que este movimiento político todavía tiene el voto popular de la nación, miles de nicaragüenses de todas las esquinas del país viajaron a la capital para celebrar este significante aniversario.

Así, nos encontramos – sin habernos dado cuenta hasta que salimos a la calle y encontramos que estaba inundada de gente – en una fiesta inmensa que duró todo el día.

Desde el Malecón de la ciudad a orillas del Lago Managua, se extendió una masa de gente comiendo, bailando, comprando globos y banderas, y claro, tomando. Representantes de varios paises vinieron a dar sus felicitaciones a los Sandinistas, entre ellos la ganadora del premio Nobel de la paz, la guatemalteca Rigoberta Menchu. Bajo el fuerte sol de la Plaza de Santa Fe, escuchamos por los alto parlantes el discurso más genérico nunca antes hablado por una mujer tan ejemplar.

No pudimos quedarnos hasta el final de la fiesta, ya que teníamos que coger un vuelo a Guatemala (el golpe de estado en Honduras había creado una maraña de problemas en las fronteras), pero Nicaragua, muchas gracias.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s